- Porque esta ciudad, como todas las ciudades, no dice su pasado pero lo contiene como las líneas de una mano -

mayo 14, 2009

UNA MIRADA A LA ETERNIDAD

Cementerio de la Recoleta








Es uno de los sitios más atractivos y de visita casi obligado para todos los turistas que llegan hasta Buenos Aires.

Comparte junto con otros cementerios, como el "Père Lachaise" de París o el "Colina Staglieno" de Génova, el ser considerado un verdadero "museo" a cielo abierto.







Dentro de sus, aproximadamente, 6 manzanas de extensión, descansan los restos de políticos, presidentes, militares, científicos, periodistas, escritores, artistas y personajes que, de alguna manera, tuvieron participación en la historia, el desarrollo y la vida en general de la nación.







Diseñado como una verdadera "ciudad de almas", cruzado por calles y avenidas, entre el silencio de sus bóvedas, mausoleos y monumentos conviven unitarios, liberales, católicos, federales, conservadores, laicos, masones; amigos o enemigos, aquí se comprueba aquello de que la muerte es "la Gran Igualadora".







"La Recoleta" permite ser recorrida bajo distintas miradas; desde la vida y trayectoria de sus moradores y su relevancia en la Historia Argentina; desde el arte por su diversidad arquitectónica, sus autores y su riqueza de obras y artistas; desde los mitos y leyendas que alberga como todo espacio dedicado a la muerte y desde los símbolos, universales y atemporales, que transmiten un lenguaje común a todas las necrópolis del mundo.




Historia


En sus inicios, estas tierras pertenecieron a Don Rodrigo Ortiz de Zárate, le fueron otorgadas por Don Juan de Garay quién destinó para sus acompañantes un lugar, por fuera de la traza de la ciudad, "para labrar y visitar cada día".

Allí, Ortiz de Zárate, levantó una chacra que llamó "Los Ombúes" en alusión a los árboles que predominaban en el terreno.

Con el paso de los años, varios fueron sus propietarios hasta que, sucesivas donaciones, permitieron que en el lugar se estableciera la congregación de "La Santa Recolección".
Esta orden de frailes recoletos descalzos dedicó su iglesia a la "Virgen del Pilar", patrona de Zaragoza y, pronto, el término "recoleto" se hizo extensivo al templo ("iglesia recoleta"), a la santa ("la Virgen Recoleta") y a todo el ámbito, llegando hasta nuestros días en el nombre del barrio.

Convento, iglesia y huerto funcionaron hasta que, previa Reforma Eclesiástica durante el gobierno de Don Martín Rodríguez, se expropió el conjunto a los religiosos, destinándose parte del terreno para enterratorio público.

Así fue como el 17 de Noviembre de 1822, luego de ser bendecido, quedó inaugurado el "Cementerio del Norte".
Esa traza inicial estuvo a cargo del ingeniero francés Don Próspero Catelin; un simple portón de hierro indicaba el acceso y en una pequeña y sencilla capilla se oficiaban los responsos.

Durante las décadas siguientes, fue expandiéndose de manera irregular y, en 1875, el estado de deterioro era tal que se llegó al punto de considerar su clausura.

Hacia 1880 el intendente Don Torcuato de Alvear, le encomendó al arquitecto italiano Giovanni Antonio Buschiazzo la remodelación del lugar que, al año siguiente, fue reinaugurado.

El proyecto dotó al cementerio de un ingreso a través de un pórtico monumental de estilo neoclásico; cuatro columnas dóricas sostienen un friso decorado con relieves simbólicos y, por encima, la inscripción "Requiescant in Pace"-"Descansen en Paz", remata la obra.







La capilla se amplió. Su interior, sobrio y austero, también de estilo neoclásico, alberga una de las obras de arte más importantes que posee el sitio: el "Cristo Muerto", obra del escultor italiano Giulio Monteverde.







De tamaño natural, realizado en un solo bloque de mármol de Carrara, refleja con enorme realismo el tormento, el dolor y la agonía del momento.
Ubicado en una simple hornacina de medio punto, apoya en un sencillo altar de granito; fue emplazado en 1887.




Interior







Como ya señalé, "La Recoleta" permite ser apreciada desde varios ángulos.
Si optamos por lo histórico, el paseo nos llevará a través de diferentes personajes que vivieron y protagonizaron distintos momentos de la vida política y/o social del país: Facundo Quiroga, Manuel Dorrego, Mariquita Sanchez de Thompson, Domingo F. Sarmiento, Juan Manuel de Rosas, Juan Lavalle, entre tantos otros hombre y mujeres, se encuentran allí junto a miembros de las muchas familias de apellidos ilustres: los Ortiz-Basualdo, los Álzaga, los Anchorena, los Alvear, los Paz, los Mitre, etc. que dieron origen a la aristocracia de la Buenos Aires de principios del siglo XX y dejaron su impronta en la historia nacional.















Si elegimos mirarla desde su patrimonio artístico, veremos sepulcros monumentales, magníficas obras de arquitectos como Alejandro Christophersen, Renè Sergent, Alejandro Bustillo, Louis Dubois o Alejandro Virasoro, todos de destacada trayectoria en la arquitectura de la ciudad; construcciones majestuosas que se destacan entre otras más sencillas y hasta más severas.

Podemos hallar ejemplos de todos los estilos, existen bóvedas clásicas, art-nouveau, art decò, con reminiscencias egipcias, góticas y medievales.







Además cuenta con un gran patrimonio no solo en esculturas funerarias, sino también en relieves de bronce, puertas ornamentales y vitrales; nombres de artistas nacionales y extranjeros como: Torcuato Tasso, Ettore Ximenes, Pedro Zonza Briano (el "Cristo Redentor" ubicado en la avenida principal), José Fioravanti, Jean Alexandre Falguière, Troiano Troiani, Luis Perlotti, Victor de Pol o Dolores "Lola" Mora, testimonian la calidad de las obras que decoran cada tumba.



















Si nos acercamos a este espacio desde los mitos y leyendas, descubriremos la"Dama de Blanco" que, afirman, suele pasearse por sus callejuelas; a David Alleno, el cuidador que tan apasionado era de su trabajo y del lugar que, una vez finalizada la bóveda que mandó construir con un relieve que lo evoca, decidió suicidarse, dicen, para ocuparla cuanto antes.







Y como no mencionar a Rufina Cambaceres, cuyo terrible destino quiso que sufriera un ataque de catalepsia el mismo día en que cumplía 19 años y fuera dada por muerta, siendo enterrada viva.







Historias llenas de fantasía y también de realidad se entrelazan a cada paso; amores, odios, alegrías, tristezas, acontecimientos afortunados y trágicos están plasmados en detalles que recuerdan la existencia de aquellos que ya no están.


Y si nos dejamos llevar por los símbolos, descubriremos plasmados en flores, animales, objetos, gestos, un lenguaje rico en mensajes de esperanza, de resurrección, de fugacidad del tiempo, de amor, de eternidad, de paz, que está a la vista de todos; solo hay que saber mirar.








Curiosidades


* Las tierras de la Recoleta son a perpetuidad; consideradas "propiedad privada" solo los dueños pueden disponer de ellas. Ni el Gobierno de la Ciudad, ni la Administración del Cementerio puede demoler, ni vender nada, aunque ya no quede descendiente alguno de la familia o se hayan dejado de pagar los impuestos y tasas correspondientes.
Eso explica el deterioro en que se encuentran numerosas bóvedas.

* La urna que contiene los restos del Almte. Guillermo Brown, fue realizada con el bronce de los cañones de los navíos que tuvo a su cargo, junto a él yacen los de su hija, Elisa Brown, cuya historia trágica, relato aquí.

* Se estima que la "Dolorosa" que corona el sepulcro de Facundo Quiroga fue la primera obra de arte del cementerio. Realizada en mármol de Carrara, su autor fue el escultor italiano Antonio Tantardini.

* Giulio Monteverde, quien fuera maestro de Lola Mora cuando ella estuvo becada en Roma, envió su obra desde Italia, pero jamás la vio ubicada ya que nunca visitó Buenos Aires.

* El cementerio posee unos 7000 nichos y unas 4700 bóvedas; 82 fueron declaradas "Monumento Histórico Nacional".

* La bóveda más antigua pertenece a la familia Bustillo y data de 1823, mientras que la más monumental corresponde a la familia Ortiz-Basualdo.

* En 1863, el presidente Don Bartolomé Mitre, decreta la secularización del lugar permitiendo que cualquiera pudiera ser enterrado en él (suicidas, excomulgados, no católicos y hasta masones).
Esto motivó que la iglesia le retirara la categoría de "camposanto".

* El sepulcro más visitado es, sin dudas, el que corresponde a la Familia Duarte.
Allí, desde 1976 y luego de un largo peregrinar, reposa María Eva Duarte de Perón o, simplemente, Evita.
A diario, cientos de visitantes de todas partes, se acercan para conocer la última morada de esta controvertida mujer.







* Al igual que el Jardín Botánico, "La Recoleta" tiene una famosa población felina que forma parte del paisaje.
Cuidados y atendidos, los gatos pasean despreocupados y se dejan fotografiar, posando sin problemas, ajenos a la solemnidad que, para algunos, impone el lugar.








10 comentarios:

Juan Carlos Araya A. dijo...

Diana
por supuesto que conocì ese lugar, un detalle me llamó la atención, la forma de los ataúdes, los encontré ostentosos, sin embargo ,me llamó mas la atenciòn que estuvieran a la vista, acá se les coloca un muro de ladrillos, por razones de tipo sanitario.
Por supuesto que la sepultura de Evita, concitaba las miradas de todos los extranjeros, de la forma como la sepultura de Salvador Allende reùne a gran cantidad de extranjeros.Ella se encuentra en el Cementerio General de Santiago, un dìa subirè un blog sobre él ahì se encuentra el patio 29, si te interesa hay abundante material en google, la sepultura de Violeta Parra y un recorrido por él es como un paseo por la historia del siglo 20
Amiga un enorme abrazo y seguimos en contacto, siempre es un agrado visitar cada entrada tuya

DG dijo...

Hola Juan Carlos!

Es cierto lo que mencionas sobre los ataudes a la vista, pero también te deben haber contado que tiene que ver con la idea de "ostentar", con mostrar, hasta de esa forma, la riqueza de sus moradores.

Buscaré lo que me mencionas sobre el Cementerio de Santiago, creo que esos lugares son bien interesantes.

Un beso enorme y gracias por pasarte siempre por este lado de la cordillera!!

Adrisol dijo...

paso todos los días para ver si publicastes y ahora tocó fin de semana......no pasé.......y publicastes!!!!!!!!!!!!
sorry por llegar tarde.....

gracias por compartir estas imagenes, siempre fué un misterio este cementerio..........

un super abrazo, reina

DG dijo...

Hola Adrisol!
Jajaja!!
Si, suele suceder... estamos atentos y cuando nos descuidamos... se nos pasa!!
No hay problema, se que antes o después, te das una vuelta para mirar, cosa que siempre se agradece!
Un beso grande!

niklaüss dijo...

Clap clap! Excelente artículo y fotos!

Adrisol dijo...

holissssssssssss

pasaba a dejarte un fuerte abrazo, reina.......espero que estés bien!!!!!

besitossss

DG dijo...

Hola Nicklaüss!!

Agradezco con una reverencia por los aplausos!
Un gusto tu visita!
Besos

DG dijo...

Hola Adrisol!

Gracias por el abrazo, lo retribuyo!!
Besos

Adrisol dijo...

te dejo un abrazo y unos buenos deseos para esta semana que comienza!!!!!!!!!!

besitos, reina

Adrisol dijo...

reinaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa.....

cómo estás??????
cómo vá tu finde??????

deseo que bien, por supuesto..

besitosss