- Porque esta ciudad, como todas las ciudades, no dice su pasado pero lo contiene como las líneas de una mano -

noviembre 21, 2009

MIRANDO MÁS ALLÁ DEL SHOPPING

Mercado de Abasto Proveedor de Buenos Aires




Entrada por Avda. Corrientes


Ocupando la manzana comprendida por las calles Anchorena, Agüero, Lavalle y Avda. Corrientes, se levanta la colosal estructura del que fuera, al momento de su inauguración, el mercado más grande de Sud América.







Devenido en moderno centro comercial, del mítico edificio que diera origen a todo un folclore en torno a él, al barrio y a sus habitantes, solo se conserva la estructura metálica y las letras del frontis que recuerdan cual era su destino original.







Historia


Hacia fines del siglo XIX la Municipalidad de la Ciudad aprobó la instalación de un mercado de venta al por mayor de frutas, verduras y otros artículos, quedando prohibida específicamente la de cualquier tipo de carnes y de embutidos.

El establecimiento ocupaba unos 1300 m2 en un lugar muy apropiado: se encontraba a mitad de camino de dos de las áreas dedicadas a la producción frutihortícola (La Boca y Olivos) además de cercano a la estación de trenes (Buenos Aires al Oeste).

Así, el 1º de abril de 1893, se inauguró este primer edificio realizado en mampostería con una estructura de hierro, fundida en los famosos "Talleres Vasena".





Viejo Mercado - c.1925



La llegada del nuevo siglo trajo mejoras al mercado, para 1904 se inauguró un frigorífico y una fábrica de hielo.
Pasado un tiempo, la constante expansión de la ciudad con el consiguiente aumento de la población y del consumo obligó a la adquisición de lotes linderos que fueron destinados a depósitos de carros y caballos, nuevos frigoríficos y un anexo para ventas minoristas.

En la década del 20, ante la creciente demanda, se decidió la construcción de un nuevo edificio, ya que el existente resultaba insuficiente.
Se llamó a concurso, pero recién en 1926, luego de varios desacuerdos ante los proyectos presentados, se aceptó el del estudio formado por los ingenieros José Luis Delpini, Raúl Bes y el arquitecto Victorio Sulsic.





Mercado de Abasto -c.1934



Construido por etapas e inaugurado el 24 de marzo de 1934, "El Abasto" posee un aire a basílica romana. Con 5 naves, la central más alta y ancha más dos de cada lado y techos casetonados que generan bóvedas de crucería con las transversales, fue uno de los primeros edificios porteños realizados en hormigón armado a la vista, tanto en el interior como en el exterior.

Su superficie cubierta era de más de 48.000 m2 y estaba dividido en cuatro plantas destinadas a la venta de carnes (en 1939 se permitió el comercio de carnes y pescados), depósitos de productos, comercio de abasto mayorista y mercado minorista.




Vista lateral


Dos escaleras mecánicas y tres ascensores que vinculaban todas las plantas, permitían el movimiento del público. Montacargas, cintas sin fin y rampas de acceso se encargaban del flujo de mercaderías y del ascenso y descenso de los camiones en las playas de maniobras y estacionamiento.

También contaba con un acceso a la Línea "B" de subterráneos que posibilitaba la llegada de las cargas provenientes del Ferrocarril Central.




Detalle casetonado


Albergaba 540 puestos dedicados a la venta minorista, diseñados en hierro y acero inoxidable con mesadas en mármol de Carrara y dotados con teléfono, luz y fuerza motriz.
Cada puestero disponía de una celda en la cámara frigorífica para conservar la mercadería que se mantenía inalterable gracias al frío y a una instalación ozonizadora.




Bóveda casetonada y de crucería


El mercado funcionó durante 50 años, dándole a esa zona de la ciudad un sello y un estilo muy particulares hasta que, en 1984, el establecimiento cerró sus puertas.
Trasladada la actividad al "Mercado Central", el edificio quedó abandonado y con un destino incierto; finalmente fue adquirido por una empresa privada, que lo convirtió en el centro comercial más grande de la ciudad.

En 1998, reciclado y transformado, abrió sus puertas el "Abasto Shopping": 120.000 m2, 5 niveles, 230 locales, 12 salas de cines y dos estacionamientos.
Cuenta, además, con un "Patio de Comidas", una plaza vidriada, un parque de diversiones y un Museo para niños.
El proyecto es obra del estudio americano "Benjamín Thompson & Associates Inc."





Detalles bóvedas y ventanas






Curiosidades


* Desde el subsuelo del shopping se puede acceder a la estación "Carlos Gardel" de la línea "B" de subterráneos.

* La construcción del mercado fue dificultosa y por etapas ya que uno de los requisitos era no obstaculizar el normal desarrollo de las actividades.

* El techo está formado por casetones y losas de hormigón vitrificado (glass beton) o vidrio concreto. El mismo estaba protegido de los rayos solares por mamparas especiales traslúcidas que aseguraban un ambiente fresco en la zona del primer piso.

* Las grandes ventanas rematan en arcos de medio punto de 100 m2 cada uno que repiten el diseño de cuadrícula de hormigón y vidrio de las bóvedas.

* En 1937, el edificio recibió el premio a la "Mejor Fachada" otorgado por la Municipalidad.

* En 1952 sufrió un incendio que duró varios días. Sus partes dañadas fueron reconstruidas y reforzadas.

* El "Estudio Delpini, Sulsic y Bes" es también autor del estadio del Club Boca Juniors, mejor conocido como "La Bombonera".

* "Urbania - Museo de los Niños" es el primer museo interactivo temático de la Argentina.

* Entre los locales de comidas rápidas se encuentra la única hamburguesería "Kosher" fuera de Israel, pertenece a la famosa cadena de los arcos dorados.

* La doble estructura de la bóveda de hormigón, separadas entre si por un espacio hueco de un metro, no permitió que, durante los años de abandono, se produjera en los techos humedad o filtraciones.

* Cercano al sitio se encuentra la casa en la que viviera el "Morocho del Abasto", Carlos Gardel; hoy es un museo dedicado a mostrar algunos aspectos de su vida.

* Lo único que se conserva del "Viejo Mercado" de 1893 es la estructura de metal de la fachada emplazada sobre la calle Lavalle. Del "Mercado de Abasto Proveedor" resta solo el maravilloso edificio, una estructura de hormigón con sus bóvedas, arcos, nervaduras y aberturas originales.


8 comentarios:

Vivi dijo...

me encantò!
cuando voy siempre pienso como habrà sido antes de convertirse en lo que es.

Adrisol dijo...

no sé cómo se me pasó esta entrada!!!!!!!!!
perdón.....
siempre ando curioseando tu espacio y no ví la actualización...

gracias por compartir esta historia,no la conocía y me pareció super interesante..

besos,reina

Anónimo dijo...

Qué recuerdos me traes con tu página, cada vez que paseo por estas aquí.
En mi último viaje a Buenos Aires, estábamos en un hotel muy cerquita de estas galerías y las conocí bien.
Me encanta todo lo que explicas.
Un saludo
Teresa

DG dijo...

Hola Vivi!!

Muchas veces, lo que me mueve a investigar y a escribir es parte de lo que comentas: el "como habrá sido", esa esquina, ese teatro, esa plaza que, a veces (las menos) se mantiene igual o parecida en el tiempo y otras (las más) es una sombra, un recuerdo de lo que fue!

Gracias por tu mirada!
Besos
D.

DG dijo...

Hola Adri!!

No hay problemas, sé que siempre, antes o después, vendrás a darle una miradita a Buenos Aires!

Me alegro que la historia haya sido interesante y agradezco, como siempre, el que dejes tu mirada!

Besos!!
D.

DG dijo...

Hola Tere!!

Que alegría me da cuando, con lo que cuento, logró evocar algún recuerdo en alguien que pasó por el lugar, y mucho más si es de lejos como en tu caso.

El edificio del Abasto es lo que queda de esa vieja época de mercado, inmigrantes, tango y barrio de guapos que tuvo allá por el 1900.

Gracias por mirar... y a ver cuando vuelves por estas tierras!
Un beso
D.

Anónimo dijo...

Cómo me gustaría, no lo sabes bien, pero tenemos proyecto de volver, ya te avisaría y ten por supuesto que me llevaré en mi cabeza todas tus explicaciones sobre los monumentos y sitios que yo recorrí y que tanto me gustaron.
Un saludo desde España lluviosa
Teresa

DG dijo...

Hola Tere!

Pues cruzate el charco y avisame!!
Estaré encantada de sugerirte miradas!!
Un beso desde un Baires muy primaveral!!